Ir al contenido principal
Visita al Tanatorio (EPILOGO de mi libro Amor Zero)

Tu ex-pareja ha muerto. Ha sido asesinada.
El psicópata que hay en ella al control cometió el asesinato de la personalidad que había creado para seducirte, engañarte y aprovecharse de ti.
Esa maravillosa personalidad que fue tu pareja había sido creada de un modo utilitarista por el psicópata al control de los mandos para esos fines. ...
Una vez que ya no le hacía falta se deshizo de ella.
Asesinó a esa persona, tu pareja.
Ahora esa persona ya no existe. Ha fallecido. Y tu no puedes sino lamentarlo muy profundamente.
Ahora es el momento del duelo.
Imagínate a ti mismo asistiendo a la capilla ardiente de esa persona que tu conociste y que fue tu pareja.
Aquella persona maravillosa que fue tu pareja es ahora un cadáver inanimado.
Se encuentra ahí, tumbado, inerte, con los ojos cerrados, dentro de su ataud. Ya no volverás a verla más y te sientes triste por ello.
El psicópata que la ha matado no está ya en tu vida.
No quieres saber nunca nada más de este asesino oscuro.
Muchos recuerdos vienen a tu mente, muy especialmente, los buenos momentos pasados juntos en viajes, paseos, vacaciones.... Un sinfin de anécdotas con aquella persona maravillosa...Eso siempre te quedará...
Ahora todo eso acabó. Se fue...
Esa personalidad que fue tu alma gemela ha muerto.
Ha sido un crimen infame.
Un abyecto asesinato del ser que más amabas.
Es el psicópata al control quien lo ha consumado.
Puesto que la personalidad que creó estaba dentro del mismo cuerpo que tu psicópata, nunca será imputado por ese crímen por la Justicia penal.
Se irá de rositas.
Ahora te vuelves a centrar en este momento y la escena que tienes ante ti. Le das tu último adiós a la que ha sido tu maravillosa pareja.
Le agradeces sinceramente todo lo bueno que vivisteis juntos y le deseas suerte en el más allá, allí donde se encuentre.
Como eres algo creyente haces una oración por ella, pidiendo para ella la Luz, el Perdón y la Salvación y le deseas que le vaya bien.
Ahora acompañas a la comitiva y contemplas el entierro de su personalidad.
La luz perpetua la ilumine para siempre.
Amen.

Después sales del cementerio de tu alma.
Llegas a tu casa interior de nuevo y te instalas cómodamente en ella.
Sabes que puedes quitarte la ropa de luto, y ahora comienzas a pensar lo que vas a hacer con tu libertad y felicidad recobrada.
Te preguntas lo que vas a hacer como alfarero de tu propia vida ahora que eres célibe de nuevo.
Te alegras y recuerdas todos los buenos momentos pasados y que otros similares pueden volver a tu vida. Sabes que puedes volver a ser feliz.
Lo sientes.
Sabes que puedes poner los medios para ello.
Lo que ocurre una vez puede volver a ocurrir, e incluso ser superado con creces.
Ahora, sales a la calle y contemplas el sol de la mañana.
Luce para ti.
Un día tan maravilloso, ¿te lo vas a perder?
¡Claro que no....!
Dr Iñaki Piñuel (Amor Zero)
Ver más

Comentarios

Entradas populares de este blog

Valores. Interculturalidad

Sobre el origen de la vida y del Universo.

El panorama científico parecía entenderse en un punto común, al parecer no existían discusiones entre cristianos y agnósticos ni entre creyente ni no creyentes sobre el origen del Universo. Hasta el los libros de texto se había consensuado indicar el origen del Universo en el big bang, aquella gran explosión de materia concentrada que se disgrega en partículas que originan espacio y tiempo, creando las galaxias, los planetas y demás astros y asteroides; se forma la tierra y los microbios que dan lugar a la vida hace miles de millones de años; y después de ellos reptiles, mamíferos hasta el hombre y especies contemporáneas.

Se pensaba que el Universo tuvo bien definido este principio del que se hablaba, surge de la nada a ser algo mediante unos procesos que el hombre no acaba de comprender enteramente. Se pensaba que todo surgió a partir de ese momento inicial.



Pero esta teoría hoy día se cuestiona; y quizás no fue ese big bang el principio, quizás el espacio y el tiempo existían con …

Sacar la basura de tu mente. El camino del guerrero