Ir al contenido principal

Sobre el origen de la vida y del Universo.




El panorama científico parecía entenderse en un punto común, al parecer no existían discusiones entre cristianos y agnósticos ni entre creyente ni no creyentes sobre el origen del Universo. Hasta el los libros de texto se había consensuado indicar el origen del Universo en el big bang, aquella gran explosión de materia concentrada que se disgrega en partículas que originan espacio y tiempo, creando las galaxias, los planetas y demás astros y asteroides; se forma la tierra y los microbios que dan lugar a la vida hace miles de millones de años; y después de ellos reptiles, mamíferos hasta el hombre y especies contemporáneas.

Se pensaba que el Universo tuvo bien definido este principio del que se hablaba, surge de la nada a ser algo mediante unos procesos que el hombre no acaba de comprender enteramente. Se pensaba que todo surgió a partir de ese momento inicial.



Pero esta teoría hoy día se cuestiona; y quizás no fue ese big bang el principio, quizás el espacio y el tiempo existían con anterioridad, entonces lo que originó todo lo que hoy conocemos se habría originado con anterioridad.  La idea que hoy día se estudia es que todo lo que vemos en el Universo serían huellas de algo que se produjo con anterioridad al big bang, en ello está Paul Steinhardt en la Universidad de Princeton, cosmólogo estudioso de la concepción cíclica del Universo.

En el Cámbrico, hace unos 600 millones de años, es cuando los niveles de oxígeno de la atmósfera alcanzan los límites actuales alrededor del 21 %; la capa de ozono que proteje la vida se forma hace unos 500 millones de años. Sobre esa época es cuando empieza a surgir la diversidad morfológica característica de la vida en la Tierra.

En el Cámbrico la vida ya era lo que es. Ya existía la vida como oposición a la muerte. Resultado de un equilibrio entre la destrucción causada por las agresiones celulares y la capacidad regeneradora del propio organismo. La muerte tendría ocasión cuando este equilibrio queda roto.

Decía Steinhardt  a Eduardo Punset  en una ocasión que “es como si hubiéramos llegado al teatro con la obra empezada, al principio del segundo acto, nos hubiéramos perdido el primer acto e intentáramos imaginarnos esa parte de la historia”.

En las últimas décadas se empezó a pensar en que  si el comienzo de todo hubiera sido simplemente una explosión violenta y desordenada tal como se explicaba el big bang, habríamos terminado por habitar un

Universo menos uniforme a l que tenemos, sería más distorsionado de acuerdo con su principio distorisionado e inesperado.

El cosmólogo afirma que basándonos en lo que vemos en el “segundo acto” se tendía a explicar el Universo como el producto del bigbang, pero realmente no fue así.





Bibliografía: 
Eduardo Punset (2010): El viaje al poder de la mente.



March Exclusive Offer: 15% off $100 with code MARCH15

March Exclusive Opportunities

169082_Save 10% when you spend less than $100, Save 15% when you spend more than $100 with code SAVEMORE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Valores. Interculturalidad

Sacar la basura de tu mente. El camino del guerrero